Rossi sigue atizando a Márquez incluso retirado: «Marc se portó mal en 2015»

Rossi sigue atizando a Márquez incluso retirado: «Marc se portó mal en 2015»

La rivalidad entre Valentino Rossi y Marc Márquez no tiene fin. No hay descanso. El italiano está ya retirado de la competición, pero aun así no deja pasar la oportunidad de tirar algún que otro dardo al español cuando tiene la más mínima oportunidad. Todavía queda resquemor. 

La enorme cantidad de éxitos deportivos de Valentino Rossi tiene un asterisco especialmente doloroso para ‘El Doctor’. Se trata del mundial de 2015, cuando para muchos fue la última gran oportunidad del italiano de coronarse en la máxima categoría del motociclismo. Sin embargo aquel año terminó reinando Jorge Lorenzo, entre otras cosas por la insana rivalidad entre Rossi y Márquez, que apartó a ambos del título.

«Marc se portó mal. Si Márquez no se hubiera portado mal en 2015, podría haber luchado por el título hasta la última carrera con Lorenzo», recuerda ahora Rossi en una entrevista con L’Equipe. «Yo tenía 36 años entonces, desde 2016 se volvió más complicado, pero sentía que aún podía ganar». 

Pero no fue así, sino más bien todo lo contrario y los laureles de cambiaron por guindillas por lo caliente de los enfrentamientos entre Valentino y Marc, con su punto más álgido en aquel famoso incidente en Malasia, en el que Rossi se vio superado por la conducción agresiva de Márquez y acabó tirándolo de una patada.

Normal que cuando le preguntan por un rival con el que divertirse, Rossi no elija precisamente a Márquez, sino que se decante por Lorenzo, incluso por delante de Biaggi. «Me gustaba pelear con Biaggi. No siempre le ganaba en carrera, pero en el campeonato siempre terminé por delante de él. Con Lorenzo era diferente. Me ganó, le gané. Dejé Yamaha por su culpa, volví y él seguía ahí. Nos gustábamos, nos enfadábamos, nos reconciliábamos… Éramos una pareja de amantes bastante apasionados«, rememora ‘El Doctor’.

Sin embargo, pese a los recuerdos y el resquemor, Rossi confiesa que la vida en el retiro no está nada mal. «Es mucho mejor de lo que imaginaba», asegura, antes de admitir que le dolió tener que dejar la competición. «Temía la retirada. Estaba triste cuando tomé la decisión. Temía el final, temía mi último gran premio, no tenía idea de que cómo iba a ser, y fue una fiesta. Realmente renuncié de la mejor manera posible», comenta Valentino.