Reportan que el Pentágono creyó brevemente que un mísil lanzado el 11 de enero por Corea del Norte se dirigía a territorio estadounidense

Reportan que el Pentágono creyó brevemente que un mísil lanzado el 11 de enero por Corea del Norte se dirigía a territorio estadounidense

Durante aquellos minutos de confusión, la Administración Federal de Aviación decidió mantener algunas aeronaves en tierra a lo largo de la costa oeste «como cuestión de precaución».

Funcionarios militares y de aviación de EE.UU., responsables de proteger el país de amenazas aéreas, estuvieron brevemente convencidos que el lanzamiento de un misil hipersónico norcoreano registrado el último martes, se dirigía hacia el territorio de su país.

De acuerdo a las lecturas de telemetría iniciales, que pueden ser inexactas y a menudo se desechan a medida que se dispone de más información, se dedujo que el misil podría representar una amenaza y podría impactar en las islas Aleutianas, frente a Alaska, o la costa de California, explicaron dos fuentes familiarizadas con el asunto a CNN.

Fue «feo», comentó por su parte un legislador estadounidense informado sobre el lanzamiento, agregando que en ese momento los oficiales de defensa «no tuvieron una buena idea de sus capacidades» inmediatas.

Sin embargo, el Comando Norte de EE.UU. y el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD) descartaron, en una cuestión de minutos esas hipótesis iniciales y evaluaron que el proyectil no constituía una amenaza directa para el territorio. Finalmente, el misil se zambulló en el mar entre China y Japón.

Minutos de confusión

Durante aquellos minutos de confusión, la Administración Federal de Aviación decidió mantener algunas aeronaves en tierra a lo largo de la costa oeste «como cuestión de precaución». Las operaciones aéreas volvieron a su normalidad luego de 15 minutos.

«Lo que estamos viendo aquí es simplemente el proceso normal de coordinación y comunicación a partir del cual se tomaron algunas decisiones que probablemente no eran necesarias tomar», justificó el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby. 

El 11 de enero, Corea del Norte confirmó el lanzamiento de prueba de un misil «hipersónico», que voló 1.000 kilómetros y alcanzó su objetivo. Este viernes, militares surcoreanos informaron que Corea del Norte disparó dos presuntos misiles balísticos hacia el mar de Japón, siendo el tercer lanzamiento de misiles que Pionyang lleva a cabo en 10 días.

Este miércoles, Estados Unidos propuso nuevas sanciones en la ONU contra Corea del Norte por los últimos lanzamientos efectuados. En respuesta, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano advirtió este viernes que su país tendrá que reaccionar «con más fuerza y seguridad» ante las medidas de Washington.