Jue. Ene 23rd, 2020

Las siete mentiras más comunes sobre la campaña de rebajas

MADRID Actualizado:13/01/2020 01:07h Guardar

En la actualidad, siguen circulando determinadas leyendas en relación con los derechos de los consumidores en sus compras tanto físicas como en la web en época de rebajas. En este sentido, los abogados de Legálitas, analizan y desmienten los bulos más comunes que existen sobre los períodos de rebajas:

1. «Tengo que darme prisa, pues las rebajas duran poco»

En la actualidad, los comercios pueden fijar libremente los periodos de rebajas y no atenerse a plazos determinados, motivo por el cual algunos establecimientos o cadenas inician sus rebajas incluso durante la campaña de Navidad y las prolongan hasta dos meses después. Por ello, ya no tiene sentido defender la idea de que los días de descuentos son limitados e invariables ya que ahora existen varias oportunidades a lo largo del año.

2. «Siempre (o nunca) se puede devolver lo comprado en rebajas»

Hay que recordar que tanto los cambios como las devoluciones son una cortesía del establecimiento, y depende de cada tienda, no de que estemos en período de rebajas o no. Además, dicha política de devoluciones no podrá modificarse en rebajas, así que, si al margen de esta época el establecimiento tiene una política determinada de, por ejemplo, admitir la devolución del producto y reembolso del dinero en los 30 días posteriores a la compra, en rebajas esta política debe mantenerse.

Existen excepciones a esta norma si los artículos están defectuosos, en cuyo caso la ley sí garantiza que dicho producto se puede no solo devolver, sino que el cliente podría recibir incluso una indemnización por los daños y perjuicios que este artículo defectuoso le hubiera podido ocasionar.

3. «Los artículos rebajados tienen taras o defectos»

El que una tienda baje los precios a algunos de sus productos no significa que estos artículos rebajados de precio estén en mal estado. Tampoco se deben confundir las rebajas con la venta de saldos en promoción o en liquidación, ni tampoco puede tildarse de rebajas el dar salida a productos deteriorados o con desperfectos a un precio inferior.

La garantía es un derecho que ampara a los consumidores en el caso de que se compre un producto que después resulte ser defectuoso. Si ocurre una incidencia de este tipo, se podrá reclamar la reparación o sustitución del producto dentro de los dos años posteriores a la compra. Dentro de este período de garantía, durante los primeros seis meses el defecto del producto se supone de origen, mientras que después será el cliente el que deba demostrar que, efectivamente, el defecto es responsabilidad del establecimiento y, por tanto, de origen.

4. «Las rebajas tienen que ser de un porcentaje mínimo determinado»

No es extraño acudir a las tiendas en época de rebajas con intención de aprovechar jugosos descuentos para encontrarnos con que, en realidad, las rebajas con respecto al precio inicial son mínimas. Sin embargo, no se trata de una práctica engañosa, tal y como consideran algunos consumidores ya que cada comercio es libre para elegir qué tipo de descuentos aplica a sus productos, por mínimos que sean. Lo que sí exige la ley es que el descuento quede claro, y que se pueda leer fácilmente tanto el precio rebajado como el antiguo. Queda a juicio del consumidor el valorar si dicho descuento vale la pena o no.

5. «Las compras online implican las mismas condiciones de compra que las de tiendas físicas»

La diferencia principal a tener en cuenta cuando compramos a distancia o en una página web es el derecho de desistimiento, gracias al cual todas las compras hechas por internet pueden devolverse en los primeros 14 días sin necesidad de explicar el motivo ni que el producto presente ningún defecto, salvo que se trate de productos elaborados de forma personalizada o de bienes perecederos.

El derecho de desistimiento no implica ninguna penalización ni coste adicional, aunque el establecimiento sí puede pedir al cliente que sea este último el que corra a cargo de los gastos de envío de la devolución. Por ello, los expertos de Legálitas recomiendan consultar las condiciones de la tienda al respecto antes de hacer la compra.

6. «Solo queda una prenda y es la del escaparate: me dicen que no pueden vendérmela»

Si una tienda se niega a venderle a un cliente la última prenda disponible porque, por ejemplo, es la del escaparate o la tiene un maniquí, este debe saber que tiene derecho a comprarla. Los establecimientos deben vender sus productos ofertados, atendiendo al orden de petición de los clientes, y siempre que tengan existencias disponibles. Lo único que pueden oponerse a vender son aquellos elementos estéticos, de decoración o cualquier otro que expresamente no estén en venta.

7. «En rebajas no se puede pagar con tarjeta»

Por último, hay quien piensa que el pago con tarjeta de crédito o débito no se acepta en días de rebajas, lo cual no es más que un bulo, ya que el único límite que los establecimientos con TPV pueden establecer a sus clientes es por cuantías, por ejemplo, un pago mínimo de 5 euros, y no por los artículos adquiridos. Si un establecimiento permite el pago con tarjeta, también lo debe aceptar para la compra de artículos rebajados, independientemente de factores como el tipo de promoción o la época del año.