La celebración del ascenso del Girona casi acaba en tragedia: la fotógrafa acabó colgada del autobús

La celebración del ascenso del Girona casi acaba en tragedia: la fotógrafa acabó colgada del autobús

El desfile (o rúa) de celebración del ascenso a Primera División del Girona no acabó en tragedia por la rápida actuación de Arnau Martínez. El delantero, que fue uno de los goleadores en el partido definitivo contra el Tenerife, salvó la vida literalmente a Nuria Marguí, la fotógrafa del club, que sufrió un serio percance.

Varios jugadores y la camarógrafa iban subidos en el autobús descubierto cuando, en un momento dado, pasaron por una zona de árboles. A Marguí no le dio tiempo a apartarse cuando se topó con las ramas y acabó deslizándose hasta atrás, hasta el punto de que se salió por el borde trasero. 

De no estar Arnau, que la agarró como pudo para levantarla, se habría caído al suelo desde una buena altura de espaldas.

Aunque una furgoneta de los Mossos iba detrás escoltando el autobús, sin los reflejos de Arnau la fotógrafa hubiera acabado en el suelo sin duda.

El autobús paró hasta que se cercioraron de que estaba bien y la ‘rúa’ continuó sin mayores problemas para celebrar el doble ascenso del Girona, en una jornada histórica en la que subieron los clubes de fútbol y baloncesto a sus respectivas máximas categorías.