El Gobierno aprueba el límite al precio del gas pero no lo aplicará hasta lograr la luz verde final de Bruselas

El Gobierno aprueba el límite al precio del gas pero no lo aplicará hasta lograr la luz verde final de Bruselas

El Gobierno ha aprobado este viernes en Consejo de Ministros extraordinario el Real Decreto Ley que incluye el mecanismo para intervenir el precio del gas usado en generación eléctrica y lograr rebajar la factura de millones de consumidores.

No obstante, el mecanismo no será aplicable hasta que la Comisión Europea dé el visto bueno definitivo a la normativa española y portuguesa. La vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, no ha podido precisar cuándo se producirá esta entrada en vigor. «Depende de la Comisión Europea. Puede ser unos días, una semana, dos semanas…», ha señalado, aunque se ha manifestado confiada en que la luz verde llegará tras haber recibido ya un pase preliminar.

«La entrada en vigor se producirá al día siguiente de la publicación en el BOE, que será mañana o el lunes, y tendremos que esperar a que la Comisión Europea adopte finalmente el respaldo a esa norma. Durante este tiempo, las eléctricas deberán ir aportando información detallada sobre los contratos retail», ha señalado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Para saber más

La excepción ibérica: así afectará el tope al precio del gas en la factura de la luz y cómo lo pagaremos después

Ribera también ha reconocido que la medida beneficiará con «efecto inmediato» únicamente a un 37% de los consumidores domésticos, que son aquellos acogidos a la tarifa regulada PVPC. Ha insistido en que es el resto de los hogares tendrán un «efecto progresivo» e irán notando el precio más bajo del mercado cuando les toca renovar el contrato de suministro con su comercializadora eléctrica. El efecto sí será más amplio sobre la industria beneficiando a un 70% de las compañías.

La OCU estima que la medida permitirá rebajar de 100 euros a 85 la factura media de los clientes abonados a la tarifa regulada PVPC, es decir supondría un ahorro de 15 euros pero se mantendría en niveles históricamente altos. La vicepresidenta de Transición Ecológica ha evitado sin embargo poner cifras al porcentaje de ahorro que lograrán los consumidores, señalando únicamente que el coste del mercado eléctrico pasará de una media de 210 euros por megavatio hora en el primer trimestre del año a 130 euros tras la aplicación de este mecanismo. A esa cantidad habrá que sumar luego la compensación a las centrales de gas por la diferencia entre el precio político que fija el Gobierno y el del mercado.

La medida rebajará el precio del gas usado en la generación eléctrica hasta un máximo de 40 euros por megavatio durante seis meses, fecha a partir de la cual comenzará a subir de forma escalonada en 5 euros por megavatio hora cada mes hasta situarse en una media de 48,8 euros en el periodo total de un año que está previsto permanezca activo este mecanismo extraordinario. El último mes el tope será de 70 euros.

La diferencia entre ese precio político y el del mercado tendrá que ser compensada por los consumidores. «Aquellos que se van beneficiando irán contribuyendo al coste adicional por la introducción del coste de referencia. En todo caso, habrá una reducción neta para todos», ha explicado.

Ribera se ha limitado a señalar que supondrá una merma de los beneficios extraordinarios de las grandes eléctricas, que cobrarán mucho menos por la electricidad vendida en sus centrales nucleares o hidráulicas que case precios en el mercado. Éstas alegan que la producción de estas instalaciones está vendida a un precio muy inferior al que marcará el propio mercado eléctrico tras la intervención, pero el Gobierno desconfía y les obliga con la nueva normativa a detallar los precios a los que venden la luz final a sus clientes.

La vicepresidenta ecológica ha cargado duramente contra las compañías al entender que no han contribuido a solucionar la actual crisis de precios energéticos y, en concreto, ha asegurado sentir «bochorno» por las palabras del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, en las que llamaba «tontos» a los clientes que siguieran vinculados a la tarifa regulada.