Sáb. Mar 28th, 2020

El coronavirus podría provocar este año una caída de casi ocho puntos del PIB, si no se toman medidas

Madrid Actualizado:26/03/2020 17:43h Guardar

Con el coronavirus todavía en plena expansión, comienzan a aparecer las primeras estimaciones sobre su impacto en la economía. Entre las primeras, un trabajo realizado por Fedea, BBVA Research y la Fundación Rafal del Pino junto al blog «Nada es Grátis» y en el que se han puesto sobre la mesa diferentes escenarios: en el primero se han calculado, que si no se adoptan medidas paliativas, en términos anuales la caída del PIB sería superior a los cuatro puntos (frente a un escenario sin pandemia en que el crecimiento era del 1,6%) para el conjunto de este año, y que se distribuiría de esta forma: de casi 5 puntos en el primer trimestre, de 13,5 puntos en el segundo y unos dos puntos durante el resto del año. Si se incluyen los estímulos aprobados por el Ejecutivo recientemente, así como algunos que ya se han decidido desde Europa como la relajación de las normas fiscales, el impacto sería bastante menor, cerrando este año con una caída del 0,6% del PIB.

En concreto, el estudio realizado por José Emilio Boscá (U. de Valencia y FEDEA), Rafael Doménech (BBVA Research y U. de Valencia) y Javier Ferri (U. de Valencia y FEDEA), contempla que las medidas tanto del Gobierno (por ejemplo los avales a empresas y autónomos de hasta el 80% en el caso de las pymes por 110.000 millones de euros) como de Europa (incluyendo las adoptadas por el BCE como los programas de compras de activos), podrían tener un coste ostensible en forma de incremento del déficit público, de hasta 3,5 puntos del PIB con respecto al escenario anterior a la pandemia.

En un tercer escenario, menos optimista (un mayor periodo de confinamiento, por ejemplo), los autores de este trabajo creen que sin medidas paliativas el PIB se podría llegar a desplomar un 7,9% y, con estímulos, hasta un 4,5%.

Los autores de este estudio han destacado la «la elevada incertidumbre sobre la intensidad y duración del brote», que relacionan directamente con la efectividad de las medidas de confinamiento de la población, el tiempo para desarrollar un avacuna y el peligro de otro rebrote el próximo otoño. Precisamente de cómo se implementen y su eficacia tanto en España como en otros países, en su opinión, dependerá la intensidad del impacto económico.

Caída mínima de un 14% del consumo eléctrico

El estudio estima cuatro semanas de confinamiento previstas e incorpora una serie de shocks que impactan directamente en la economía como el uso de los factores productivos – se toma como referencia la caída del consumo de electricidad anterior al estado de alarma- y otros cuatro shocks más como la afectación la demanda externa (nuestros socios comerciales, la morosidad bancaria y la confianza de los consumidores que se sustancia en una reducción del consumo y la demanda de vivienda.

Sobre los factores productivos y su uso, los autores hablan de una caída mínima del consumo eléctrico del 14%, mientras que el resto de impacto sobre el consumo se estima teniendo en cuenta el peso de los bienes y servicios más afectados por el cierre del comercio minorista y la hostelería. También se observa la evolución de la morosidad respecto al ciclo económico y el desempleo.