El Clásico de la Supercopa: ¿quién jugó mejor? El despertar del Barça eclipsa la victoria del Madrid y el club blanco estalla

El Clásico de la Supercopa: ¿quién jugó mejor? El despertar del Barça eclipsa la victoria del Madrid y el club blanco estalla

La victoria del Real Madrid en la primera semifinal de la Supercopa ante el FC Barcelona ha quedado casi en un segundo plano: este jueves el relato se centra en la buena actuación del equipo de Xavi que, pese a perder, peleó de tú a tú a un conjunto blanco que este año está siendo letal. 

Desde el final del partido, y pese al resultado, la euforia inundó a gran parte del equipo culé y su afición hasta el punto de que parecía que el domingo serán ellos los que lucharán por el título, una corriente de opinión que no ha gustado en el seno del conjunto blanco, vencedor de la contienda.

Pero, ¿quién jugó mejor? Si bien es cierto que el conjunto de Ancelotti se llevó la partida, que es lo que cuenta, los azulgrana mostraron por primera vez en la temporada su cara más competitiva ante el mejor equipo de la Liga en la actualidad. 

¿Quién juego mejor en el Clásico de semifinales de la Supercopa?

Una actuación que se refleja en las estadísticas del encuentro. El Barça tiró más veces en el área blanca, un total de 20, por 14 del Madrid. Eso sí, de ellos, ocho de los blancos fueron entre los tres palos, por sólo seis de los culés, lo que, en última instancia, decidió el choque. 

El a veces inútil dato de la posesión también se decanta del lado del Barça, pero el Real Madrid, que tuvo menos el balón, supo aprovechar esta circunstancia matando a la contra, marca de la casa. 

Un inicio letal del Madrid

Durante la primera hora de partido sólo hubo un equipo sobre el terreno de juego. El Madrid salió fuerte y, hasta el gol de Vinícius que inauguró el marcador, dominó todos los aspectos del juego. Tras ponerse por delante, la película cambió.

Y en ese momento, Xavi empezó a ganarle la partida a Ancelotti. Fue especialmente en la segunda parte cuando el de Terrasa supo leer mejor las claves, haciendo que su Barça funcionara con un puñado de jugadores que carecen de la experiencia de los que tenían delante. 

Cuestión de actitud

Ahí es donde se apoya con razón el argumento de un amplio sector azulgrana que se siente este jueves satisfecho pese a la derrota: en la capacidad de haber plantado cara a un Real Madrid al que pocos miran a los ojos esta temporada. Quien estará, sin embargo, el domingo peleando por el título será un conjunto madridista al que las cosas le salen bien hasta cuando todo va mal este año. 

«Hoy era un día de valentía, de responsabilidad con la pelota, eso es lo que pedía a los jugadores. Nos vamos tristes porque hemos perdido, estamos enrabietados, pero hemos superado los complejos, este Barça puede competir con cualquiera, aunque el resultado no nos sirva», dijo Xavi al término del partido, lo que resume a la perfección el sentir culé tras el partido, quizá una sensación parecida a la del Madrid de Mourinho cuando plantó por primera vez cara al Barça de Guardiola. Los complejos en el fútbol también juegan, aunque no cuentan como títulos.