Jue. Ene 23rd, 2020

Claves para comprender a la «singular» Alemania: superávit presupuestario y un Gobierno que ahorra

Corresponsal en Berlín Actualizado:14/01/2020 01:53h Guardar

El gobierno federal alemán recaudó durante el año pasado 19.000 millones de euros más de lo que gastó. El Ministro de Finanzas Ola Scholz, había empezado el año pasado afirmando que «las vacas gordas se han terminado», y finalmente se quedó bastante corto en sus previsiones de ingresos y ahora lo justifica diciendo que «algunos sectores disfrutaron de un año sólido» y «tuvimos un poco de suerte». Estas son las claves para entender la peculiar situación de Alemania, en un contexto económico de ralentización económica en Europa:

¿Por qué registra Alemania un superávit presupuestario de 19.000 millones en plena desaceleración

La situación de pleno empleo técnico en buena parte de su territorio y los 430.000 refugiados que han accedido al mercado laboral en los últimos cuatro años aumentan los ingresos fiscales y además, con los tipos de interés cero o negativos, el pago de la deuda exige menos de lo presupuestado.

¿En qué empleará el Gobierno ese dinero?

No gastará la mayor parte de él, sino que engrosará reservas porque Alemania prevé que hará falta en los próximos años.

¿Por qué disgusta esto a Bruselas?

Dado que tanto Alemania como el resto de Europa sufre un claro proceso de enfriamiento, las instituciones europeas y muy especialmente el BCE llevan años solicitando a Berlín en vano que aproveche su capacidad de gasto público y realice inversiones en infraestructuras y comunicaciones que sirvan de impulso a la economía alemana y europea. Los expertos consideran que Alemania lleva 15 años sin invertir lo suficiente.

¿Por qué el gobierno alemán no aumenta su gasto?

La Constitución alemana considera equilibrado presupuesto cuando los ingresos provenientes de créditos no superan el 0,35% del PIB. Los Länder no pueden endeudarse.El gobierno ha lanzado recientemente un gran paquete de 54.000 millones para protección del clima, pero sin incurrir en déficit presupuestario. Alemania sigue actuando como si los efectos de la crisis de la deuda no se hubieran revertido todavía del todo y como si se estuviera preparando para la siguiente. La gran coalición es consciente de que la situación económica europea es mantenida por la respiración artificial del BCE y guarda recursos que le permitan afrontar a medio plazo la crisis demográfica y la transición digital.

¿La oposición está de acuerdo con esto?

Tanto los conservadores como los socialdemócratas, que forman la gran coalición, desean mantener la disciplina presupuestaria. Los Verdes y los liberales del FDP piden un aumento de gasto. La extrema derecha de AfD defiende las cuentas saneadas.

¿Y qué dicen patronal y sindicatos?

En un comunicado conjunto, la Asociación de la Industria Alemana (BDI) y la federación alemana de sindicatos (DGB) han pedido al gobierno un impulso masivo de las inversiones. «No se trata de combatir los síntomas de una recesión, sino más bien de atacar las causas profundas de un crecimiento débil», defiende Dieter Kempf, al frente de la BDI.