Jue. Ene 23rd, 2020

Así es la fábrica de billetes de España, la tercera mayor de Europa

MADRID Actualizado:14/01/2020 01:52h Guardar

España es una potencia europea en fabricación (legal) de billetes. Es el cuarto país en volumen de producción de papel moneda, tras Alemania, Francia e Italia. Pero hay que, a diferencia de los otros tres, Alemania no tiene una imprenta propia de su banco central nacional, sino que tiene externalizada la producción de billetes. Por ello, la fábrica del Banco de España es la tercera mayor planta pública europea en producción de papel moneda.

Imprenta de Billetes S.A. (Imbisa) es el nombre oficial de esta compañía controlada por el Banco de España, que ostenta el 80% de su capital social -el 20% restante lo tiene la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-. Imbisa se constituyó formalmente el 2 de noviembre de 2015 con un capital social de 50 millones de euros. Su creación se enmarcó en el nuevo sistema de producción de billetes que estableció el Banco Central Europeo (BCE) en 2014.

Hasta 2016, de la elaboración física de dinero se encargaba la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) y la Real Casa de la Moneda (RCM), entidades ambas que hace años que se fusionaron.

En cumplimiento del plan establecido, Imbisa debería contar con unos talleres propios para la producción de billetes. Pero esa factoría aún no ha llegado, así que, entre tanto, la fabricación se hace en instalaciones de FNMT-RCM, a la que Imbisa paga por ello un arrendamiento anual de más de 1,8 millones de euros. Además, la FNMT-RCM se encarga directamente de la fabricación anual de monedas, porque Imbisa solo produce billetes. En 2019, el Banco de España puso en circulación 1.043,8 millones de piezas de moneda metálica de diferentes valores faciales.

La plantilla de trabajadores

Respecto a la futura fábrica de Imbisa, esta planta se levantará en Vicálvaro (Madrid), en una parcela de 15 hectáreas que compró al Ministerio de Defensa en diciembre de 2016 y por la que pagó 39,37 millones de euros. La redacción del proyecto de construcción se encargó a un gabinete especializado en febrero de 2017, y ahora se está ultimando la tramitación para encarar las obras. En el presupuesto de Imbisa para 2019 se habían consignado 77,75 millones de euros para la construcción de esa nueva factoría, lo que da una idea de lo que costará.

Imbisa cuenta con una plantilla media de casi 300 trabajadores, de los que 200 son personal de talleres. La plantilla de trabajadores varía según la carga de trabajo que le asigna el BCE, que es el que decide cuántos billetes producir en toda Europa anualmente. No se ha hecho público con precisión cuántos billetes ha producido Imbisa en sus cuatro años de vida, pero sí lo que ha cobrado por ellos, unos 260 millones de euros: en 2016 facturó 70,8 millones de euros; 60,9 millones en 2017; 562 millones de euros en 2018; y las previsiones presupuestarias de Imbisa para 2019 calculan que facturarán 69,6 millones.

España fue uno de los únicos siete países que el año pasado se encargaron de fabricar billes de 50 euros

Desde que echó a andar, esta empresa pública ha fabricado billetes de 100, de 50, de 20, de 10 y de 5 euros. Gracias a ello, el año pasado España fue uno de los siete únicos países que se encargaron de producir los billetes de 50 euros. Junto con Alemania, Grecia, Francia, Italia, Lituania y Letonia, fabricaron en 2019 un total de 1.729 millones de billetes de 50 euros.

Este 2020, la española Imbisa y las imprentas contratistas del banco central alemán serán las únicas que producirán los 1.185,8 millones de billetes de 10 euros que el BCE ha decidido producir este año. Y junto a Grecia, Francia, Italia y Austria, España también se encargará de elaborar una gran parte de los 1.751,9 millones de billetes de 50 que el BCEha decidido producir a lo largo de este 2020.

La fabricación de billetes es mancomunada a nivel europeo. «Los billetes que se producen por encargo de los diferentes bancos centrales nacionales del Eurosistema sirven para atender la demanda en cualquiera de estos países o en otros de fuera del área euro», ya sea para ser utilizados como medio de pago o para reserva internacional de valor, según explican a ABC desde el Banco de España.

Empresa con beneficio cero

Cada año, el número de billetes nuevos a fabricar lo decide el BCE tras calcular cuántos necesita para sustituir los que dejan de ser aptos para la circulación, así como para satisfacer los aumentos de demanda que se sabe que se van a producir a lo largo del ejercicio.

Una de las curiosidades de Imbisa en términos mercantiles es que se trata de una empresa sin pérdidas ni ganancias. Sistemáticamente, su cuenta de resultados es cero. Y así debe serlo, porque sus normas de actividad establecen que ha de ingresar cada año lo mismo que gasta. Su estructura empresarial está concebida para que el Banco de España cubra los costes que conlleva en cada momento la fabricación de billetes que encarga por orden del BCE.

Impresión offset de billetes en euros
Impresión offset de billetes en euros

Aunque las cuentas de Imbisa varían según que un año haga más o menos billetes, hasta ahora sus gastos suelen moverse en torno a los 60 millones de euros. Por ejemplo, en 2018 -últimas cuentas de resultados disponibles-, esta empresa pública movió un total de 56 millones de euros. Es lo que le costó fabricar los billetes que le encargaron aquel año, y lo que el Banco de España le pagó por ello.

Su mayor coste de funcionamiento corresponde a la adquisición de materias primas, entre las que destaca el valioso papel especial con el que se hacen los billetes. En materias primas se gastó aquel año 30,3 millones de euros. Otros 13,8 millones se le fueron en gastos de personal y unos 10 millones de euros en contratación de servicios exteriores. Son las principales partidas de los costes operativos de Imbisa.