Sáb. Mar 28th, 2020

Abanca dona 150 unidades de cuidados intensivos a los hospitales gallegos

Actualizado:25/03/2020 19:40h Guardar

Abanca ha comprado 150 unidades individuales de cuidados intensivos para donarlas a los hospitales gallegos con motivo del COVID-19 y ayudar así a aquellos pacientes que ingresen con insuficiencias respiratorias. Estas unidades, cuya adquisición ha sido decidida conjuntamente con el Gobierno gallego, llegarán a la Comunidad la próxima semana y pretenden dar respuesta a las necesidades más urgentes del sistema de salud gallego en esta pandemia, informa el banco presidido por Juan Carlos Escotet.

Su reparto se realizará desde el Servicio Gallego de Salud entre los diferentes hospitales gallegos. Las unidades individuales de cuidados intensivos son máquinas que ayudan al paciente a respirar o a tener la ventilación que necesita.

El modelo adquirido por Abanca va conectado a un ordenador con una pantalla táctil donde se registran los datos necesarios para el personal médico, cuenta con alarmas y avisa cuando hay algún error, y sirve para adultos, niños y bebés.

«En este momento, son equipamientos imprescindibles en los hospitales, ya que son los que se utilizan para casos de pacientes con problemas respiratorios. El coronavirus afecta precisamente el sistema respiratorio. Se estima que el 3% de los infectados con el virus COVID-19 necesitarán sistemas de ventilación mecánica y serán considerados como muy graves», recalca Abanca.

La entidad con sede en Galicia ha tomado otras medidas para paliar las consecuencias de esta pandemia, como condonar tres meses de alquiler a las familias más vulnerables, anticipar el pago de las pensiones a los cerca de 400.000 clientes que tienen domiciliado este ingreso en el banco y anticipar a familias y empresas financiación o gestión operativa con la movilización de 8.300 millones de euros.